miércoles, 4 de enero de 2017

CONCIERTO DE AÑO NUEVO, 2017 : Orquesta Sinfónica Sana Cecilida de Teruel



La Orquesta Sinfónica Santa Cecilia de Teruel
dirigida por Alberto Navas:
Marcha Radeztky de J. Strauss (Año Nuevo, 2017)


Los turolenses dieron ayer la bienvenida al 2017, año de 800 aniversario de la Leyenda de los Amantes, de la mejor manera posible. Las polkas y los valses de la dinastía Strauss son ya una marca consolidada para el Año Nuevo que se repite todas las navidades a lo largo y ancho de todo el mundo, aunque en muy pocos lugares pueden escucharse precisamente durante la mañana del día 1 de enero. El más clásico es la Sala Dorada del Musikverein de Viena, donde comenzó la tradición en 1939 y desde donde es retransmitido en la actualidad a más de cincuenta países.

Pero ayer sonó además en el Teatro Marín de Teruel, donde de forma extraordinaria la Orquesta Sinfónica Santa Cecilia de Teruel, dirigida por Alberto Navas, ofreció un espectacular concierto con numerosos guiños al vienés, pero también con claro carácter propio.

Ante un entregado público que llenó las tres cuartas partes de las butacas del Marín, que desde que fue reinaugurado el 19 de noviembre ya ha acogido varias citas importantes, la Sinfónica de Teruel ofreció un brillante concierto dividido en dos partes. En la primera se interpretó un repertorio variado compuesto por piezas orquestales efectistas y muy conocidas. Comenzó con Si yo fuera rico perteneciente a la B.S.O. de Violinista en el tejado (Jerry Bock) y El oboe de Gabriel, compuesta por Ennio Morricone e incluida en la B. S. O. de La misión. A continuación la Sinfónica ofreció uno de los temas que no han faltado en su repertorio desde que la agrupación se formó el pasado mes de abril;?el segundo y cuarto movimiento (largo y allegro con fuoco) de la Sinfonía nº 9 de Antonin Dvorak, Sinfonía del Nuevo Mundo.

Y la primera parte se cerró con la misma pieza que, en forma de segundo bis, también pondría punto y final al concierto. Se trató de una versión muy especial del villancico Noche de Paz dividido en dos movimientos; el primero de ellos fiel a la composición clásica del alemán Franz Gruber, y el segundo según un arreglo de Alberto Navas mucho más rápido, en tempo di vals, como preámbulo de lo que venía después.

En esta composición, muy bien orquestada por el director de la Sinfónica, destacó una serie de pequeños solos que llevaron al público al extasis, sacando partido al clarinete de Beatriz Sánchez, contestado por los saxos y después por las flautas de Nerea Martín y Juan Alonso y el oboe de Cristina Esteban. Se elevaba la tensión al máximo con la trompeta de Nacho Civera, para resolver finalmente el grueso orquestal con un sonido intenso y grandilocuente.

Tras un breve descanso, comenzó la segunda parte del concierto que de algún modo homenajeó a la cita clásica de Viena, echando mano de algunas de las obras más virtuosas de la familia de compositores austríacos Strauss, como El murciélago, de Johan Strauss hijo, o Pizzicato polka, compuesta también por Johan Strauss hijo y su hermano Josef, aunque también hubo lugar para Marcha y Trepak, dos de los movimientos más populares de El cascanueces (Tchaikovsky), también de claro sabor Navideño.

El recital enfiló su recta final con dos simpáticos guiños al Concierto de Año Nuevo del Musikverein vienés; el primero de ellos cuando la Sinfónica entró en falso con el tema que tradicionalmente cierra el programa, El Danubio Azul de J. Strauss hijo. Siguiendo la costumbre, una parte del público interrumpió la entrada con sus aplausos y Alberto Navas paró a sus músicos, se dio la vuelta y felicitó el año nuevo a todos los presentes, antes de continuar, esta vez si, con el vals.

Y el segundo fue el que ya tiene todo el mundo en la retina y en el tímpano. Como primer bis y fuera de programa, la Sinfónica de Santa Cecilia ofreció el conocido arreglo de Leopold Weningersobre la Marcha Radetzky (Johan Strass padre), al ritmo de los aplausos emocionados y acompasados del público que seguía las indicaciones del director para darles la intensidad adecuada.

No es esta una moda contemporánea, la de aplaudir el poderío militar austríaco que inspiró La marcha Radetzky, sino un fósil de la época en la que el público de los conciertos de música clásica acudía a estos de una forma más habitual, desenfadada y natural. Hoy en día este tipo de citas están regidas por otro tipo de etiqueta, más encorsetada y académica, pero incluso los mayores melómanos necesitan soltarse la melena, de vez en cuando, en nombre de la música con mayúsculas.

Fuente: Diario de Teruel, 2/I/2017







viernes, 16 de diciembre de 2016

JOSÉ IRANZO BIELSA, `EL PASTOR DE ANDORRA' (1915-2016) Cantador de jotas y ganadero



Me ha hecho mucha ilusión verificar que el fallecimiento de mi paisano el jotero José Iranzo (el Pastor de Andorra), también ha sido objeto de reconocimiento en el diario más importante de Cataluña, La Vanguardia. Reproduzco el artículo:

"José Iranzo Bielsa, el Pastor de Andorra, murió el pasado 22 de noviembre en su domicilio de la jotera villa de Andorra (Teruel), la misma que le vio nacer hace ya 101 años. Su larga vida fue un continuo ir y venir de su Mas del Ventorrillo, donde supo derosa y bien timbrada voz no encontraba obstáculo para entonar sus emotivas jotas junto a su rebaño de ovejas, a los principales escenarios de América y Europa.

Su espléndida voz y la emotividad de sus coplas, que junto a un carácter sencillo y bondadoso atrajeron la simpatía incondicional de todos los que lo conocían,no se dieron a conocer hasta que llegó a Zaragoza para realizar el servicio militar. De hecho, fue un oficial quien descubrió su portentosa voz. De ahí, comenzó a tomar clases de canto de la mano de la gran cantador a Pascuala Periéyen1943 llegó su primer gran premio al convertirse en triunfador del Certamen Oficial de Jota de Zaragoza.

En el servicio militar también aprendió a leer y a escribir. Porque la niñez de José Iranzo no fue fácil. Nacido en el seno de una familia muy humilde de esta localidad de la cuenca minera turolense, cuando tenía solo tres años perdió a su padre y a dos hermanos en la epidemia de gripe de 1918 y tuvo que trabajar de pastor siendo aún muy niño. Vivió la Guerra Civil en el frente de Teruel y, una vez terminada, en septiembre de 1939 contrajo matrimonio con Pascuala Balaguer, su inseparable compañera (cuando cumplieron 75 años de casados recibieron la Medalla de Oro de los Amantes de Teruel).

Su carrera como jotero y su popularidad comenzaron en 1943, a partir de su triunfo en el Certamen Oficial de Jota del Ayuntamiento de Zaragoza. Enrolado con el Grupo de Coros y Danzas de Teruel, durante las décadas de los años cincuenta y sesenta cantó en varios países europeos y americanos, e incluso en Marruecos, donde llegó a actuar ante el rey Hasan II. En una de sus giras por Estados Unidos y Canadá, llegó a cantar una jota en inglés al mismísimo senador Robert Kennedy, pocos meses después de la muerte de su hermano John.

En una entrevista concedida a Heraldo de Aragón, con motivo de su centésimo aniversario, confesó que en La Habana recibió una oferta laboral que lo hubiera llevado a vivir definitivamente allí. "Pero no acepté porque siempre he necesitado volver a mi pueblo y estar con mis ovejas y con mi gente". De carácter sencillo y afable, su casa siempre estuvo abierta a todo el mundo.

Entre los numerosos premios y homenajes recibidos destacan la Cruz de Caballero concedida por el rey Juan Carlos I en 1982, la Medalla al Mérito Turístico otorgada por el Gobierno central, y el Premio Aragón 1999, máxima distinción de la comunidad autónoma.

También obtuvo las distinciones de Aragonés del año y la Cruz de San Jorge, entre muchas otras, además de tener varias calles y monumentos dedicados a su persona. Grabó numerosos discos de jotas y participó asimismo en películas. Su creación más popular fue La Palomica.

El Pastor de Andorra representaba la libertad interpretativa y el estilo natural, con el soporte de una voz atronadora que exigía ser escuchada al aire libre, en el campo o en las rondas; su genuina forma de interpretar la jota lo convierten en una excepcional figura. José Iranzo era un hombre sencillo, humilde, generoso, amante de su oficio, de su familia y de su pueblo, Andorra, a la que cantó con emoción y ternura.

La trayectoria artística del cantador andorrano hizo de él uno los iconos más importantes y queridos de la jota aragonesa. Y logró algo realmente difícil: ser profeta en su tierra. A pesar de sus éxitos, él tampoco olvidó nunca la tierra que le vio nacer y en la que construyó una vida feliz y en paz junto a su amada Pascuala Balaguer y sus ovejas.

El 20 de octubre del 2015, coincidiendo con su 100.º cumpleaños, joteros de toda la geografía aragonesa le rindieron homenaje con la celebración de un amplio programa de actividades en el que participaron más de 500 personas."Estoy muy agradecido por todo este cariño. Nunca me he enfadado y creo que por eso tengo tantas amistades", dijo José Iranzo en aquella ocasión".


MARIO SASOT.- La Vanguardia, 12/XII/2016



FRANCISCO MONTERO/EF





domingo, 4 de diciembre de 2016

CHINO-CHANO: SENDA FLUVIAL DE ALIAGA


"Chino Chano" a por la senda fluvial de Aliaga. El sorprendente camino que conecta el Barrio de Santa Bárbara con la estremecedora central térmica de Aliaga será el nuevo destino y propósito de este capítulo. A lo largo de la ruta, que marcha paralela a los ríos La Val y Guadalope, Mariano Navascués coincidirá con gentes afines al entorno y al propio camino. Además, "Chino Chano" arranca con algo que nunca antes ha aparecido en esta veterana serie: contemplar miles de estrellas.

Aquí:Reportaje de Aragón TV sobre dicha senda y Aliaga y su maravilloso y singular entorno paisajístico

viernes, 25 de noviembre de 2016

HOMENAJE AL PASTOR DE ANDORRA (PLAZA DEL TORICO DE TERUEL)



JOSÉ IRANZO, EL PASTOR DE ANDORRA, natural de mi mismo pueblo y amigo   de mi padre, era muy franco, sencillo y campechano. Tenía la virtud de ganarse la simpatía y la voluntad de los priviligiados que tuvimos la dicha de  conocerlo. Supo hacerse de querer y su jota brava, un tanto áspera y natural cautivaba de tal manera que su "Palomica" acabó por convertirse en todo un símbolo para Aragón. Su recuerdo se volverá mítico. No tengo la menor duda. En esta grabación reciente de la Cadena Ser en la Plaza del Torico de Teruel podemos escucharla coreada por numerosos turolenses

jueves, 17 de noviembre de 2016

UNAS 1.000 PERSONAS "MARCHAN" A LA CENTRAL DE ANDORRA PARA EXIGIR INVERSIÓN



Unas 1.000 personas participaron ayer en la marcha nocturna que los sindicatos mineros organizaron en Andorra (Teruel) para exigir a Endesa la inversión que necesita la Central Térmica de la localidad para alargar su vida útil así como para reclamar un plan de reindustrialización "serio y eficaz" que cree empleo en la zona y frene la pérdida de población que acusa desde hace años la cuenca minera turolense.

Con sus frontales encendidos, los trabajadores del carbón encabezaron una marcha de siete kilómetros que comenzó a las seis de la tarde en la Plaza del Regallo y terminó pasadas las ocho en la puerta de la Central andorrana con el discurso de representantes regionales y nacionales de CCOO y UGT.

Huelga añadir que Andorra es mi pueblo natal y me preocupa mucho el futuro de esa industria derivada del carbón comarcal que cada vez está más cuestionada en la U.E.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...