sábado, 19 de agosto de 2017

El alcalde secesionista de Batea




DONDE LAS DAN LAS TOMAN Y APROVECHANDO QUE EL PISUERGA PASA POR VALLADOLID, ESTE ALCALDE LE PIDE AL PRESIDENTE DE LA GENERALITAT QUE RESUELVA LOS AGRAVIOS DE BATEA O IGUAL SE VA DE CATALUNYA; COMO TIENE ARAGÓN AL LADO...

Era el primero de la clase. Tan inteligente como cabezota. Trabajador. Expeditivo. Toda la pandilla del Barça y él, del Español. Amante del fútbol y jugador de ajedrez. Orgulloso de ser payés y, ante todo, orgulloso de ser de Batea. Creó junto a otros amigos una agrupación de electores con las que se presentó para alcalde en 1991 y ahí sigue ganando con comodidad. Pactó con Pasqual Maragall y durante dos legislaturas también fue parlamentario. "Soy muy catalán; catalán del todo, pero antes soy bateano". Y como bateano se siente discriminado y maltratado por el Govern de la Generalitat que, entre otras cosas, se comprometió en el 2010 a subvencionar sesenta plazas de residencia para la tercera edad y hasta ahora sólo ha abierto la mitad. Paladella ha decidido plantarse: amenaza con irse de Catalunya "o armarla muy gorda si Puigdemont no se sienta a hablar" y ahí sigue en sus trece.

"Aquí se ha pasado mucho de frenada...", opina alguien que conoce muy bien al alcalde; un amigo incondicional que, hasta ahora, le había votado siempre. Estos últimos días han sido movidos. Unos tachan a Paladella de oportunista. De aprovecharse del momento político que vive Catalunya: "¿Qué propondría si el municipio estuviera en el Berguedà, por ejemplo? ¿Dónde íbamos a ir? Hay otras formas de protestar que diciendo que te marcharás". Otros vecinos lo han abrazado y se han acercado a su casa para felicitarle: "Es una medida de presión... No tiene miedo", dicen. En Batea todos se conocen. Y aunque las calles están desiertas por la sofocante canícula, este pueblo de apenas 2.000 habitantes está muy vivo este verano.

Hay que situarse en el sur del sur. En un extremo de la Terra Alta, más allá de Gandesa, junto a Aragón y lindando con Maella, Nonaspe y Fayón. "En Batea nadie nos ha regalado nada y ayudas hemos tenido muy pocas... Todo lo hemos conseguido trabajando y luchando", dice Paladella, hijo de un militante clandestino del PSUC. El pueblo vive de la agricultura. Hay treinta bodegas en funcionamiento "y somos el municipio de Catalunya que más vino produce", añade bien orgulloso.

Nadie le discute eso ni los servicios que ofrece el pueblo. Hace casi seis años el Ayuntamiento lanzó el carnet 'Viu Batea' (cuesta 30 euros al año para los vecinos y 50 para los no empadronados) y con él se entra gratis a la piscina (la hay de verano y de invierno), a la biblioteca, al cine (cada sábado y domingo), al gimnasio y al pabellón (donde hay pista de pádel y bádminton). Casi nada. "Siempre hemos defendido lo público, Gandesa también tiene pista de pádel pero a seis euros la hora para cada jugador; o pagan 40 euros al mes por el gimnasio", añade.

Con el partido del alcalde, Unió Per la Terra Alta (UPTA), el PSC acabó diluyéndose en el municipio. "El socialista es él", dice otro amigo, pero Paladella no se afilió "porque no me gustaba cómo era el partido". Algunos militantes del PSC se sumaron a su proyecto y otros abandonaron cuando Maragall perdió. CiU se despidió de la alcaldía hace 26 años y el PP –tan presente en estas comarcas– se ha quedado sin representación municipal. El singular Ayuntamiento de Batea –sin deudas y con casi 1,4 millones ahorrados– está gobernado por cinco concejales de UPTA, tres de Cent per Cent Batea (con algunos ex militantes y simpatizantes convergentes) y un edil del PDECat.

"Mi obligación es luchar para que Batea tenga las mismas oportunidades que Santa Coloma"

Las treinta plazas de la residencia que no llegan han sido la gota que ha colmado el vaso de Paladella. ¿De verdad se plantea irse de Catalunya por eso? "¡Es que clama al cielo! ¡Ni que fuera una sola plaza! La consellera o el director general no puede decirnos que no somos prioritarios, que Santa Coloma lo es más o asegurarme que no tenemos lista de espera, cuando sé perfectamente que hay familias esperando una plaza porque han venido llorando a decírmelo", insiste. Hace siete años el Parlament aprobó la puesta en marcha de la residencia con 60 plazas y la decisión se ha ratificado en hasta tres ocasiones. Además, para el Idescat, estas 60 plazas ya constan como abiertas, aunque sólo funcionan treinta y aún así, en la ratio de plazas comparada con la población, Batea se sitúa en la cola de Catalunya. La lista de agravios no acaba ahí: "Ahora tenemos asuntos de envergadura que no acabamos de resolver; uno importantísimo es que Gandesa reclama unas hectáreas de nuestro término municipal, alegan razones históricas con las que no estamos de acuerdo... Lo intentaron en el 2014 y ahora vuelven a insistir". En ese terreno hay tres molinos, lo que comporta unos ingresos de 40.000 euros al año aproximadamente. "Y también queremos hablar del tema de los molinos, no queremos más molinos en el municipio, vivimos de la agricultura; Si hay que ponerlos, queremos opinar cómo, dónde...", reclama. Por todo ello a finales de julio pidió dos reuniones: una con la Subdelegación del Gobierno en Tarragona para que, entre otras cuestiones, le informaran sobre las posibilidades jurídicas de separarse de Catalunya y otra reunión con Puigdemont. Con el subdelegado se verá el próximo jueves. Con el president no tiene cita. "Me dijeron que me reuniera con el delegado del Govern en las Terres de l'Ebre, pero yo quiero hablar con Puigdemont... El Govern nos está toreando, si no eres de su cuerda, te castigan", afirma. Paladella asegura que no va a dar ni un paso atrás "o nos resuelven el problema o plantaremos cara". Dice que la cuestión llegó a la prensa antes de lo que él habría querido y el pleno que se celebró unos días después fue tenso. "Vinieron los de siempre a insultar, pero ya estoy acostumbrado... No es agradable, pero soy una persona con convicciones y si creo que hay que hacer una cosa, la haré, por mucho que nos digan y que nos chillen". El alcalde insiste en que la posibilidad de irse está ahí, "si Puigdemont no nos despacha, diremos adiós, si nos despacha, no; la contradicción la tiene la Generalitat que dice que Madrid nos discrimina y quiere hablar con Rajoy... es lo mismo que haremos nosotros". Lo dice muy serio y añade: "Al final, cualquier decisión será colectiva". ¿Convocará una consulta, pues? "Aquí llamamos a la gente para cualquier cosa, con 2.000 personas puedes hacerlo", contesta. Está a favor del derecho a decidir. Pero para el 1 de octubre él no hace campaña. "Si tenemos que construir un país nuevo que sea en condiciones, si tiene que ser como ahora, me da igual... Siempre he luchado por lo público y para que todos mejoremos". Su talante también le ha reportado decenas de contenciosos, casi todos ganados. Entre ellos de la Fundació Terra Alta Siglo XXI o con la empresa que tenía el monopolio de los servicios funerarios: "Antes un entierro nos costaba unos 6.000 euros y ahora menos de 3.000", dice. Su próximo objetivo: construir el nuevo parvulario junto al colegio y el instituto. Tenía 28 años cuando llegó a alcalde, llevará 28 años en las próximas municipales y no sabe si repetirá.

Fuente: VICENÇ LLURBA


martes, 15 de agosto de 2017



Retrato de María Andrea Casamayor y de La Coma

ESPAÑOLAS OLVIDADAS DE LA CIENCIA

La misteriosa aragonesa que fingió ser hombre para enseñar a sumar al pueblo

Detrás de "Casandro" se escondía María Andrea Casamayor y de La Coma, un prodigio de la divulgación adelantada a su época.

El 20 de enero de 1738, en la población de Almodóvar del Pinar, se escribía el punto final del 'Tyrocinio arithmético: instruccion de lás quatro reglas llanas que se saca a la luz'.  El tratado, compendio de las reglas básicas de las matemáticas, buscaba acercar a la población las cuatro operaciones esenciales de la aritmética: sumar, restar, dividir y multiplicar. Con función eminentemente práctica, incluía una completa tabla de pesos, medidas y monedas de uso en aquella época.

Dicho tratado estaba dedicado a la Escuela Pía del colegio Santo Tomás de Zaragoza y estaba firmado por Casandro Mamés de la Marca y Araioa, un completo desconocido en la vida social, cultural y científica de Zaragoza. El misterioso autor aseguraba – tal y como indicaba en su obra - que había cursado sus estudios en dicha institución educativa. Y es que se trataba en realidad del anagrama de otro nombre: María Andrea Casamayor y de La Coma.

Tres siglos después, sabemos que era una mujer de inquietudes... y poco más. Nació en Zaragoza durante la primera década del siglo XVIII, teniendo como única referencia la fecha en la que sus progenitores contrajeron matrimonio: 13 de abril de 1705. Otro de los pocos datos conocidos de María Andrea Casamayor es que tenía cuatro hermanos –posiblemente ella era la primogénita- y que no dejó descendencia, desconociéndose si contrajo matrimonio-

De lo que sí se ha podido tener constancia, gracias a su obra Tyrocinio arithmético, es del gran conocimiento que tenía de las matemáticas. También de su habilidad para explicarlas de un modo sencillo y con un lenguaje muy coloquial para su tiempo, para que todo aquel que lo leyera entendiera y, sobre todo, aprendiera los conceptos básicos de la aritmética.


El misterio de María Andrea
A pesar de los pocos datos que se han podido obtener sobre su vida, muchos son los expertos que han determinado que a María Andrea Casamayor podría considerársela como una de las personas que mejor difundió las matemáticas en su época. De haber vivido un siglo más tarde, se encontraría a la misma altura de otra insigne científica y matemática: Ada Lovelace, considerada como la primera programadora de la Historia.
Pero el Tyrocinio arithmético no fue su única obra. Dejó otro libro inacabado y que no llegó a publicarse: El para sí solo de Casandro Mamés de la Marca y Araioa. Este título fue dado a conocer por sus hermanos, quienes fueron sus herederos, tras el fallecimiento de María Andrea Casamayor en octubre de 1780.
El alto coste que suponía el llevarlo a imprimir provocó que la obra póstuma de esta matemática singular quedara tan solo en 109 páginas que nunca han visto la luz. El manuscrito ha desaparecido: las escasas reseñas que se tienen de él son a través de escritos de otros autores de la época. Eso nos permite saber que en la obra la autora mostraba distintas aplicaciones de las operaciones matemáticas en el quehacer diario, muy útiles para comerciantes, agricultores y ganaderos.
Hoy en día, tres siglos después de su nacimiento, María Andrea Casamayor y de La Coma sigue siendo una de las grandes desconocidas dentro del panorama científico y matemático. A pesar de tener alguna que otra calle en su honor, la inmensa mayoría de personas desconocen quién fue y a qué se dedicó la única mujer de la que se conserva un libro de ciencias escrito en el siglo XVIII, que tuvo que escribir haciéndose pasar por hombre.
Fuente: Dr.Krapp y El Español




sábado, 29 de julio de 2017

LIBREROS COMPETENTES: ESPECIE EN EXTINCIÓN

La contraportada de La Vanguardia (29-VII-2017) rinde homenaje al conocido librero de Valderrobres (Teruel), Octavio Serret. Me hago eco de esta noticia porque estos profesionales están en trance de extinción y los lectores potenciales se quedarán un tanto desamparados sin el asesoramiento competente de los mismos

martes, 18 de julio de 2017

Las medidas contra la despoblación deberían empezar a conocerse y a recibir fondos después del verano


Soy muy escéptico sobre las medidas que se toman para menguar la despoblación, pero quiero pensar que estas iniciativas, teóricas o no,  son más que nada...

La Comisión del Senado inicia ya la preparación de una moción. La directriz demográfica de Aragón está en información pública. El Parlamento Europeo aguarda el debate de 231 enmiendas0

El debate sobre la lucha contra la despoblación parece eterno, pero después del verano tendrán que ponerse sobre la mesa las primeras medidas y también fondos específicos para combatirla. Es el compromiso adquirido al menos por todas las instituciones con capacidad económica para hacerlo, desde la estatal y la autonómica hasta la Unión Europeo. En los tres ámbitos se están debatiendo y planteando soluciones que tienen que saltar ya de la teoría a la práctica, de los diagnósticos que son de sobras conocidos a las soluciones, y con ello deben llegar los fondos para lograrlo.

Fondos y otro tipo de iniciativas que pasan por cambios legislativos o medidas de discriminación positiva hacia las zonas rurales despobladas, que es lo que se plantea desde todos los ámbitos en los que se ha estudiado el problema.

Después de que en enero de este año en la Conferencia de Presidentes se acordara la puesta en marcha de una estrategia estatal frente al cambio demográfico, y de que en junio pasado se presentara en el Parlamento Europeo un informe sobre esa misma cuestión para su debate y posterior aprobación en pleno, las dos instituciones de las que depende que pueda haber soluciones se han puesto a trabajar sobre una problemática que habían ignorado hasta entonces por completo.

Un problema del que se viene advirtiendo desde hace tiempo, pero al que ni el Estado ni la Unión Europea han prestado atención hasta ahora. Han sido las Comunidades Autónomas más afectadas por esta problemática las que han avivado el debate en los últimos tiempos y han conseguido introducirlo entre las prioridades que deben abordarse en el horizonte del 2020.

Dentro de esa agitación, Aragón ha sido uno de los territorios que más ha empujado, y el acuerdo adoptado en enero de este año por el Gobierno central de elaborar una estrategia estatal frente al cambio demográfico se debe en buena medida a esa presión.

Tanto es así que Aragón es una de las Comunidades Autónomas españolas que más ha avanzado en la búsqueda de soluciones, hasta el punto de que a principios del año pasado empezó a elaborar una directriz demográfica y contra la despoblación, que en el momento actual se encuentra en periodo de exposición pública, y que se espera aprobar pasado el verano.

La intención es que la directriz vaya dotada también económicamente, de ahí que se vaya a aprobar antes de presentarse los Presupuestos de Aragón de 2018. Lo mismo debería ocurrir con la estrategia estatal, para lo que se ha creado un Comisionado especial.

En este último caso se va con el tiempo más ajustado. La comisionada del Gobierno para la elaboración de una estrategia que haga frente al cambio demográfico, Edelmira Barreira, reconoció recientemente en Teruel que desde el Estado el trabajo se ha iniciado este mismo año, cuando así se acordó en la Conferencia de Presidentes.

No parece por tanto que tengan validez para el Estado los dos informes que hizo el Senado hace dos legislaturas, donde se detallaban ya con todo lujo de detalles las iniciativas que deberían ponerse en marcha para hacer frente a este problema.

Compromiso

Antes de que acabe el año el compromiso de la comisionada es presentar esa estrategia estatal para hacer frente no tanto a la despoblación en el medio rural, sino de forma más amplia al fenómeno que está copando ahora el debate, el denominado cambio demográfico.

Son dos cuestiones relacionadas pero que pueden desviar la atención del fenómeno sobre el que se lleva tiempo advirtiendo en el medio rural. Por cambio demográfico no se entiende solo la despoblación en los pueblos, sino el cambio de tendencia demográfica, también en las grandes ciudades, y cómo eso afecta a la prestación de servicios y al mantenimiento de logros del Estado del bienestar como las pensiones.

Precisamente la comisión especial creada en el Senado en esta legislatura se denomina así, sobre la evolución demográfica en España. Se aprobó su creación en la Cámara Alta a finales del año pasado, antes de que en la Conferencia de Presidentes se acordara la elaboración de una estrategia estatal, si bien sus trabajos no se iniciaron hasta después.

La última ponente en intervenir dentro de esta comisión fue la comisionada del Gobierno frente al reto demográfico y ahora se va a empezar ya a trabajar en una moción para su aprobación en el pleno del Senado.

Así se abordó esta semana en la reunión de la mesa y junta de portavoces de la comisión especial, de la que es portavoz del grupo parlamentario socialista la senadora turolense Perla Borao.

No se va a presentar por tanto un informe como ya se hizo en las dos comisiones anteriores, sino que directamente se va a elaborar una moción en la que se instará al Gobierno a que adopte una serie de medidas para hacer frente a la problemática que se ha abordado en los debates.

Según se puso de manifiesto en la reunión de la mesa de la comisión el pasado miércoles, la intención es llegar al consenso entre todas las fuerzas políticas para que se apruebe por unanimidad y el Gobierno tome nota de las medidas que deben tomarse.

La senadora turolense Perla Borao indicó ayer que por su parte va a incidir en la problemática de la despoblación en el medio rural, para que este fenómeno que afecta especialmente a la provincia de Teruel no se difumine.

De momento se ha encargado a los miembros de la comisión que presenten de aquí a fin de mes sus aportaciones para fundirlas en la moción que se elabore. La intención es que lleve un argumentario y después se incluyan una serie de propuestas y medidas, más genéricas o más concretas, para que el Gobierno ponga en marcha.

En este caso el reto no es tanto demográfico como de tiempo, puesto que a finales de septiembre, como es habitual, está previsto que el Gobierno presente el proyecto de Presupuestos Generales del Estado del próximo año para su aprobación antes de que finalice el ejercicio.

Para esa fecha es prácticamente imposible que se haya aprobado la moción en comisión para llevarla al pleno, con lo cual el proyecto presupuestario llegará antes de que se conozcan las propuestas del Senado. Otra cosa es que desde el Comisionado especial se ilustre al Ejecutivo sobre las posibles medidas a tomar con el fin de que incluya ya partidas para ello.

Perla Borao aseguró que la impresión que tiene por los debates que ha habido en comisión, es que el resto de partidos, aparte del grupo socialista, también están por la labor de establecer mecanismos con los que hacer frente al problema de la despoblación.

En esa línea irán las enmiendas del PSOE, anunció Borao, en el sentido de que luchar frente al reto demográfico es “fundamental”, pero el núcleo de todo es la despoblación, que es contra lo que había que tomar medidas y ese es nuestro espíritu”.

Desde el ámbito de la Comunidad Autónoma de Aragón también se sabrá después del verano las líneas de trabajo que se van a desarrollar y las medidas a adoptar. En realidad ya se conocen puesto que la directriz demográfica y contra la despoblación que ha elaborado el Departamento de Vertebración del Territorio se ha hecho con la participación de todos los aragoneses.

Actualmente el documento se encuentra en exposición pública, hasta mediados del verano, con la intención de que en septiembre pueda iniciarse ya el proceso para su aprobación. En marzo y abril la directriz fue sometida a un proceso de participación ciudadana en el que colectivos y particulares pudieron dar su opinión sobre el documento y hacer aportaciones.

En la directriz se plantean medidas concretas y otras más genéricas, algunas de las cuales precisan de la dotación de fondos específicos, mientras otras son más de corte legislativo y otro tipo de medidas consistentes en la discriminación positiva para los territorios despoblados, como beneficios fiscales y otro tipo de bonificaciones.

La intención, según manifestó en su día el Gobierno de Aragón, es que en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de 2018 figuren ya partidas concretas para empezar a aplicar las medidas que se consideren necesarias desde la región.

Otra cosa será las que se impulsen desde el Estado central o en el seno de la Unión Europea. En el primer caso el problema es que el Gobierno no se puso a trabajar en esta cuestión hasta principios de este año y lleva retraso. El foro de regiones con desafíos demográficos acumula ya tres años de trabajo, mientras que el Gobierno de Aragón empezó a elaborar su directriz a principios del año pasado.

No obstante, después de que se aprobaran los dos informes sobre despoblación elaborados por el Senado en 2015, en el debate de los PGE de 2016 la oposición ya planteó una enmienda para dotar de partidas a esta estrategia cuando todavía no lo era por parte del Estado, pero en cambio tenía ya un mandato de la Cámara Alta al que hizo caso omiso. Los PGE no recogieron partida alguna y tras el bloqueo institucional por las dificultades de formar gobierno en 2016, y la ausencia de partidas específicas en los presupuestos de este año contra la despoblación, se han perdido dos ejercicios. Sería vital por tanto que en los de 2018 se reserve ya algún fondo a la espera de concretarse las medidas de la estrategia estatal frente al cambio demográfico.

Mientras en España se trabaja en estos ámbitos, el debate ha entrado ya de lleno en el Parlamento Europeo, y será también después del verano cuando se concrete a raíz de la propuesta de resolución presentada en junio en la Comisión de Desarrollo Regional por la eurodiputada socialista Iratxe García.

Al informe de Socialistas y Demócratas se han presentado 231 enmiendas, que empezarán a debatirse en septiembre. Si no surgen contratiempos, la resolución que finalmente se acuerde deberá aprobarla el pleno de la Eurocámara a finales de año.

De salir adelante sería un paso importante para conseguir que después de 2020 la despoblación sea reconocida como un factor a la hora de recibir fondos estructurales. No obstante, su inclusión en el marco financiero plurianual de la UE a partir de 2021 dependerá en última instancia de lo que decidan tanto la Comisión Europea como el Consejo Europeo.

Fuente: EL DIARIO DE TERUEL, 16/6/2017

viernes, 23 de junio de 2017

El Ebro guarda silencio al pasar por El Pilar porque va más seco que nunca en su historia



El caudal del río lleva nueve días a mínimos históricos y nada indica que la situación vaya a mejorar. 

"Hacía tiempo que no veía bajar así de esmirriao el Ebro, maño". José Marcén pasea por la ribera del Ebro a su paso por Zaragoza todos los días, desde que llegó a la capital aragonesa de su Barbastro (Huesca) natal. Cuenta que la última vez que vio al coloso río Ebro bajar con tan poco caudal fue "antes de la Recopa". El máximo triunfo conseguido por el Real Zaragoza en su historia. Fue en mayo del año 1995.

José no anda muy desencaminado. Según datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), la situación que atraviesa el río Ebro a su paso por Zaragoza se remonta a principios de los años 90. El Ebro, a su paso por Zaragoza, se encuentra a día de hoy en situación de "emergencia" por una sequía que sorprende a turistas, y a los propios zaragozanos.

Las imágenes que estos días nos deja el río Ebro en la capital aragonesa contrasta con la lección aprendida en el colegio: el Ebro es el río más caudaloso de España. Pues bien, a las 19:13 del 22 de junio (este jueves), según datos de la CHE, el río Ebro a su paso por Zaragoza alcanzaba los 0,57 metros de altura. Hasta la altura de las rodillas.

En situación de emergencia

Actualmente, el caudal preventivo está a 27,78 metros cúbicos por segundo. Por debajo del límite establecido en el Plan Hidrológico de Cuenca de la demarcación hidrográfica del Ebro. El nivel fijado es de 30 metros cúbicos por segundo.

Sin embargo, apuntan desde la CHE que el motivo de está excepcionalidad es que "la cabecera del río Ebro está también en emergencia. Y claro, están soltando agua desde Reinosa (Cantabria) –desde el embalse del Ebro- pero no llega a Zaragoza por la estructura de usos que hay por el camino". De hecho, según datos de la CHE, el embalse del Ebro está en cifras desconocidas desde hace veinte añ

Los índices de sequía. CHE

El motivo por lo que se considera la situación de "emergencia" por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro es la sequía presente desde las últimas semanas en la cuenca del Ebro. El río a su paso por Zaragoza lleva nueve días en mínimos históricos.

Según apunta el jefe de Área de Planes y Estudios de la CHE, Miguel Ángel García Vera, "el límite del caudal preventivo se cumple desde el año 98, lo que pasa es que la sequía es una situación que no podemos controlar". De hecho, según explica a este diario, "la cabecera del Ebro está en emergencia y eso explica porque se está por debajo del caudal preventivo".

No hay alerta medioambiental 

Apunta García que el hecho de estar en esos niveles mínimos –en el caudal preventivo-, no perjudica al medio ambiente. El caudal ecológico del río Ebro, en temporadas de verano es menor que el resto del año, está en el mes de junio a 13,56 hectómetros cúbicos. En julio bajará mínimamente, hasta los 11,30 hm3. Los técnicos ajustan estos parámetros para preservar la vida piscícola y la calidad de las aguas. Sin embargo, el caudal ecológico está muy por debajo de los 116,4 hectómetros cúbicos, que ha sido la media de los últimos 20 años. El caudal preventivo.

Ambos, el caudal preventivo y el caudal ecológico deben de estar equilibrados para garantizar las necesidades agrícolas con la ecología. Miguel Ángel García reconoce que "el Ebro por su naturaleza produce grandes avenidas y también duros estiajes". Y echa la vista hacía atrás. "En el siglo XVIII era habitual en Zaragoza ver el Ebro con tan poco caudal, con cifras de hasta 5 metros cúbicos por segundo", cuenta.

Sin embargo, García considera que la situación de "emergencia" por la sequía que azota la cuenca del Ebro no va a disminuir en pocos días. Es más, hasta el otoño la situación se mantendrá en estos niveles. "La previsión es mala en Zaragoza capital, será un verano complicado desde el embalse del Ebro (Reinosa, Cantabria) hasta Mequinenza (Zaragoza, frontera con Cataluña).

El técnico de la CHE, ante las protestas de sectores ecologistas por la situación del Ebro, precisa que "sin embalses, los estiajes serían mucho más severos.

Fuente: EL ESPAÑOL, 23-6-2017

 

martes, 13 de junio de 2017

"La falta de cultura rural lleva a leyes de despacho que perjudican el medio ambiente"


Un estudio realizado en el Parque Geológico de Aliaga (Teruel) muestra un “preocupante” desconocimiento de la población en temas de riesgos ambiental.
El trabajo se ha realizado entre visitantes al parque y ahora ha sido publicado en la revista científica Episode
“El mejor ingeniero, el mejor notario o el mejor carpintero tiene que comer de la naturaleza. Sí o sí”, y con ello Julia Escorihuela quiere decir que vivir cada vez más alejados del medioambiente que nos rodea perjudica a todos. Por eso, esta amante de la tierra y de la vida rural emprendió un estudio entre los visitantes al Parque Geológico de Aliaga (Teruel), del que es gerente, que ahora quiere servir como “una alerta para que la sociedad se dé cuenta de que la naturaleza somos todos”.
Las conclusiones, que ahora se han publicado en el último número de la revista científica Episodes, muestran un “preocupante” desconocimiento de cuestiones básicas de seguridad ambiental. Escorihuela, que lleva guiando a los visitantes del parque desde 2002, ha realizado entre ellos encuestas durante cinco años, hasta superar las 200, y reconoce que al principio estaba “desconcertada ante tanta carencia de información”.
Tras el trabajo de procesamiento de estas encuestas, la mayor parte de quienes participaron en este estudio demostraron que no sabían cuestiones básicas de seguridad ambiental, como por ejemplo que no hay que construir casas en los cauces de los ríos o que un vertido de una empresa contaminante río arriba afecta a un huerto aguas abajo: “Algunos creen que como el agua corre no pasa nada”.
Y a este desconocimiento se suma también que hay casos en los que se aprecia que, niños y mayores, no perciben los problemas para la naturaleza. Así, otro de los epígrafes de la encuesta preguntaba si preferían tener una granja con mil cabezas estabuladas que generaba 3.000 euros al año pero contaminaba las aguas o el mismo número de animales pero al aire libre, rentando solo 1.000 euros pero sin contaminar. Sí, hay gente que contestó que prefiere la que contamina porque da más dinero, a pesar de todo.
Escorihuela cree que esto es una muestra del alejamiento de la mayor parte de las personas del mundo rural, bien porque son hijos o nietos de los que emigraron o porque nunca han tenido vinculación con esta cultura de los pueblos, pegada a la tierra.
Se nota cuando son personas que han tenido un abuelo en el pueblo, o primos con los que pasaban el verano en localidades rurales”, explica Escorihuela, pero así y todo, lo que se muestra es una realidad que “ya se está viendo en la política”.
Alerta de que los puestos de decisión a nivel mundial en materia de medioambiente están ocupados por gente “urbanita” que ha tenido más fácil el acceso a estudios superiores, porque para alguien que vive en el mundo rural es más caro, y eso ha provocado ya “leyes de despacho que no solo no protegen el medio ambiente sino que lo perjudican”.
Educación medioambiental en las aulas
Esta falta de “cultura rural” y de respeto por la naturaleza también está provocada por la disminución de los contenidos medioambientales en colegios e institutos. “Hay niños y jóvenes que  vienen a las visitas y cuando les cuentas esos riesgos te dicen '¿y eso por qué no me lo han contado en el colegio?' Y eso también me lo pregunto yo”.
Para Escorihuela, “el ballet o el inglés están muy bien como actividad extraescolar, pero ¿por qué no actividades en el campo?”. Pone el foco en los más pequeños, claro, porque la solución pasa por una educación medioambiental en la infancia, aunque por ejemplo ahora dará charlas con estas tesis en la Universidad de Santander. “A los niños hay que ponerlos en la tierra”, hablando de la naturaleza pero también de actividades como la minería o el fracking.
Insiste sobre todo en que “la cultura campesina y la cultura académica tienen que ir de la mano”, después de que en ocasiones el mundo rural se haya visto menospreciado por el urbano.
Reivindica que las ciudades vuelvan la vista a este modo de vida, pensando en las oportunidades que ofrecen, precisamente ahora que “tanto se habla de despoblación”. Y una de ellas es el geoturismo, “la educación geocientífica se puede combinar con el turismo”, y encontrar ahí un futuro, pegado a la tierra.
Fuente: El diario.es 

miércoles, 24 de mayo de 2017

La italiana Enel confirma que cerrará la central térmica de Andorra el 30 de junio de 2020


Triste noticia para la localidad andorrana que me vio nacer. La despoblación de Teruel se acentuará más si cabe. No hay futuro para la llamada "Laponia" española...No me magino a mi pueblo sin mineros, sin carbón, sin humos...

Enel, principal accionista de Endesa, confirmó el jueves el cierre de la térmica de Andorra el 30 de junio de 2020 durante la junta general de accionistas celebrada en Roma, según afirmó el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA), que participó en dicha reunión, informó Europa Press. Fuentes de Endesa no negaron tal decisión e indicaron que "sin un marco regulativo adecuado para el carbón nacional, la vida de esta central tenía un límite, estaba abocada al cierre".

La medida, que afecta también a la central que Endesa tiene en Compostilla (León), supone ratificar los peores pronósticos para la cuenca minera turolense. La térmica andorrana lleva produciendo electricidad mediante la quema de carbón de la zona más de 40 años. Aunque el sector minero-eléctrico en la provincia de Teruel ha ido a menos en los últimos años, en la central trabajan todavía 400 personas y alrededor de 200 mineros extraen lignito en minas de Ariño, Estercuel y Foz Calanda con destino a la térmica. A estos empleos directos hay que sumar, al menos, otros tantos indirectos en los sectores del transporte y el mantenimiento de maquinaria.

miércoles, 10 de mayo de 2017

«Le Monde» dedica a la «Laponia española» un reportaje a toda página




La Estrella (Teruel)
El rotativo francés define la región entre Aragón, las dos Castillas y la Comunidad Valenciana como «un desierto demográfico que registra la mayor tasa de envejecimiento de la UE»

El abandono de la Serranía Celtibérica, esa tierra olvidada y semidesértica entre Aragón, las dos Castillas y la Comunidad Valencia que se conoce ya como la «Laponia española», ha llamado la atención fuera de las fronteras españolas. «Le Monde», uno de los periódicos de mayor difusión e influencia de Francia, publicaba este martes un reportaje a toda páginadedicado a esta extensa región de 65.000 kilómetros cuadrados que cuenta con «una de las densidades de población más escasas de toda la UE» y se presenta como «un desierto demográfico que registra la mayor tasa de envejecimiento de la UE».

El reportaje está firmado en Corbalán (Teruel), que la periodista desplazada describe como «una minúscula aldea de 110 habitantes en el último confín de Aragón». Su alcalde, Rogelio Dolz, reconoce que, cuando sale a la calle, no ve «nunca a nadie».

En La Estrella quedan 2 habitantes.

Hay lugares que «permanecen en los mapas, pero salen de la memoria», evoca el texto. «A fuerza de estar olvidados –continúa-, es como si nunca hubieran existido». La escuela local cerró en 1986, apunta. Eso sí, destaca la belleza de un paisaje «que corta la respiración», con «colinas y mesetas salpicadas de robles donde uno da vueltas durante horas sin cruzarse con un coche». La aridez del suelo, el clima ingrato, el éxodo rural y la lejanía de los grandes ejes de comunicación son los factores que «han condenado a la región sin futuro», explica Le Monde.

El título del reportaje «La “Laponia española” quiere salir del abandono» está basado en el término acuñado recogido en un libro de Paco Cerdá, titulado precisamente «Los últimos. Voces de la Laponia española», y empleado por Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria del campus en Teruel de la Universidad de Zaragoza, citado por «Le Monde». La comparación con la región escandinava se debe a las características similares de despoblamiento y desolación.

Se hace referencia también a las promesas del Gobierno para mejorar las comunicaciones ferroviarias, aunque Burillo se queja de aún se sigue esperando.

Casi 20 años reclamando atención

La decadencia de estos parajes capturó la atención de toda España cuando, a punto de acabar el siglo pasado, se creó la plataforma «Teruel existe», a la que siguió un movimiento similar para rescatar también del olvido a la vecina provincia de Soria, con problemas de despoblamiento y aislamiento similares, bautizado como «Soria Ya».

La página de «Le Monde» se completa con una información dedicada al «renacimiento» de Sarrión, también en la provincia de Teruel, a la que se refiere como la «capital ibérica de la trufa negra».


Fuente: ABC de Madrid
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...