miércoles, 7 de septiembre de 2016

"A Zaragoza... o al charco": dicho de origen italiano



Este dicho, supuestamente aragonés e identitario,  pone de relieve la testarudez proverbial que se atribuye el hombre aragonés. Como aquel que por afirmar con manifiesta bravuconería  que llegaría a Zaragoza quiera Dios o no, el Altísimo lo arroja a una charca, convertido en rana. Tras un tiempo de castigo, le devuelve  su condición de  ser humano, y cuando otro caminante le pregunta a dónde va, responde, como no podía ser de otra manera: "A Zaragoza… o al charco..."

Pues bien, José Luis Melero, protagonista de la entrada anterior (El tenedor de libros),  ha descubierto que Italo Calvino había incluido una fábula idéntica en su libro Fiabe italiane. El cuento se llama "I biellesi, gente dura"  y la ciudad, en lugar de Zaragoza, es Biella, en el Piamonte. Lo demás, todo igual: Dios convierte en rana y manda al pantano al hombre que quiere ir a Biella porque se niega a decir "se Dio vuole" y el final es el mismo. La interculturalidad, como se ve, viene de lejos...


2 comentarios:

  1. Lo veo, quizás esa charca sabida la multitudinaria testarudez aragonesa se convirtió en el río Ebro, tan del país.

    Unha aperta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este maño rompió con el convencionalismo de añadir el "Si Dios quiere" a todas frases que expresan un deseo o intención" Hay que agradecérselo, aunque nos amenacen con echarnos al charco transformados en batracios o similares...

      Un abrazo, amigo Krapp

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...