martes, 8 de noviembre de 2016

2000 OVEJAS TUROLENSES EN MADRID






Ni el insomne más desvelado cuenta tantas ovejas como las que este domingo han desfilado por el pleno centro de Madrid coincidiendo con la celebración de la XXI Fiesta de la Trashumancia, un día en el que se pretende ensalzar una histórica técnica ganadera que actualmente no goza de la mejor salud en España.

"Hay que reivindicar la trashumancia porque está muy abandonada, somos muy pocos los que hoy seguimos haciéndola", ha expuesto Elías González García, el ganadero del rebaño de 2.000 ovejas merinas que este domingo ha atravesado Madrid desde Villar del Cobo (Teruel) y que continuará su camino hasta el Valle de la Alcudia (Ciudad Real).

Su viaje se extenderá durante un mes y durante este tiempo el rebaño atravesará multitud de localidades; sin embargo, este domingo González ha admitido estar un poco más nervioso de lo habitual y "sentir un cosquilleo especial" al entrar en la capital, puesto que, como él mismo ha señalado,"Madrid siempre es Madrid".

Y es que desde la madrileña Casa de Campo han partido 2.000 cabezas de ganado a primera hora de la mañana de esta domingo para llegar, sobre las 10.30 horas, a la Plaza de la Villa, donde, como marca la tradición, autoridades y pastores han renovado la simbólica firma de la Concordia, un documento del año 1418 que permite el paso de las ovejas por las Cañadas Reales de la Villa de Madrid.

Allí, los pastores han instado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a que les ayude a "recuperar las Cañadas Reales" ya que, como han criticado, "están muy abandonadas".

Valor medioambiental y cultural

El guante lo ha recogido Carlos Cabanas, secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio, quien no ha dudado a la hora de mostrar su compromiso con esta actividad.

"El valor medioambiental y cultural de la trashumancia es fundamental", ha recalcado Cabanas, quien también ha destacado que esta forma de ganadería es una actividad que hay que seguir promocionando porque es parte de nuestro patrimonio e historia.

Con el trato cerrado —al modo tradicional— en 100 maravedís, los rumiantes han continuado su trayecto hasta la Puerta de Alcalá por la Calle Mayor y Puerta del Sol, flanqueados, como si de la Vuelta Ciclista a España se tratase, por centenares de curiosos que aguardaban expectantes su paso a ambos lados de la calzada.

Turistas sorprendidos

Si los niños han sonreído al ver tan cerca al rebaño, los turistas no han parado de fotografiar la curiosa estampa, sorprendidos como un grupo de estudiantes japoneses que no se explicaban por qué había ovejas en el centro de Madrid.

"Es fantástico, es una oportunidad para estar cerca de la naturaleza, es muy bonito", exclamaba Elisabeth, una de las turistas.

Gracias a las indicaciones de Sergio García y Domingo Tabares —los pastores— las ovejas han podido seguir su camino sin incidencias, algo que en parte también se ha debido al "buen comportamiento de los madrileños", según han coincidido ambos. Tras el rebaño, los cánticos de grupos folclóricos han cerrado la comitiva que, durante unas horas, ha acercado "el mundo rural a la capital", como ha destacado David Erguido, concejal presidente del Distrito Centro.
Después del último músico y con el balido de la última oveja aún en el horizonte, el rebaño emprendió su camino hacia pastos cálidos y Madrid regresó, como si de otro domingo cualquiera se tratara, a su rutina.

Fuente: Heraldo de Aragón


5 comentarios:

  1. Que no se pierda ya que da vida por donde pasa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso piensan los partidarios de esta especie de "nomadismo" temporal...

      Un abrazo, Mari-Pi

      Eliminar
  2. No me hace ninguna gracia esa recuperación de la trashumancia aunque pueda entender su carácter colorista y antropológico. Me remito a lo que han escrito los más eminentes historiadores sobre los males que la Mesta produjo en el tejido social y ecológico castellano en la Edad Media y Moderna.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Históricamente, la trashumancia en España se ha realizado a pie, pero a partir de mediados del siglo XIX se introduce el ferrocarril. Éste comenzaría a ser a su vez substituido por el camión cincuenta años más tarde, pero la trashumancia aún era mayoritariamente realizada a pie hasta los años 1950.

      Supongo que tiene ventajas e inconvenientes. Habría que preguntar también a los pastores y a las ovejas. No creo que a éstas les guste mucho ir hacinadas en camiones...

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Me refería al hecho de que el Real sociedad de ganaderos de la Mesta era un grupo social de un poder absoluto casi impidiendo el desarrollo de otros sectores productivos vinculados con el campo en las tierras de Castilla y Aragón, fomentando la deforestación.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...