domingo, 1 de julio de 2012

EN ARAGÓN: ARAGONÉS, CASTELLANO Y CATALÁN...PESE A QUIEN PESE



El Gobierno de Aragón, presidido por Luisa Fernanda Rudi y formado por PP y el PAR, prepara una ley que deja de considerar catalán la lengua que se habla en las comarcas de La Franja y del Matarraña para evitar «intromisiones de fuera».

El nuevo texto afectará a más de 50.000 aragoneses de las comarcas orientales que a partir de ahora, según la ley, hablarán «aragonés meridional» a pesar de que la comunidad académica (1) o los que tienen unos mínimos conocimientos de filología no tienen ninguna duda en señalar que dicha lengua es una variedad dialectal del catalán occidental. 

Hace quince años, tanto el PP como el PAR sí estaban de acuerdo en que, además del castellano, también se hablaban en Aragón el aragonés y el catalán. ¿Qué ha ocurrido, entonces? Las lenguas siguen siendo las mismas, pero los intereses partidistas, no.

Al PP – del PAR prefiero no hablar porque carece de identidad propia – le molesta todo lo que huele a diversidad y autonomía en todos los aspectos del ámbito social y cultural. 

La referencia a las “intromisiones de fuera”,  supongo que se refiere a los litigios que Aragón mantiene con Cataluña, no justifican una medida de esta naturaleza que atenta a la dignidad y a la inteligencia.

Como aragonés de nacimiento y como catalán de adopción, abomino de este anteproyecto y me avergüenzo de la incultura y la ignorancia histórica que caracteriza a muchos de los gobernantes. Pero la responsabilidad también hay que hacerla extensiva a  los ciudadanos aragoneses que ignoran la riqueza que conllevan todas las lenguas  y que guardan un silencio lleno de complicidad...


(1).- Tanto el Consejo Escolar de Aragón como la Universidad de Zaragoza, mediante  su área de Filología Catalana, y el IEC rechazan el contenido de este anteproyecto. 

13 comentarios:

  1. He olvidado escribir que las fronteras lingüísticas no coinciden históricamente con las políticas. Identificarlas es un craso error...

    ResponderEliminar
  2. Las lenguas son una riqueza pero cuando están liadas con la política resulta ya un desastre.
    Un feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los políticos de determinadas ideologías los que enturbian la consideración y el respeto que merecen todas las lenguas.
      Un abrazo, Mari-Pi

      Eliminar
  3. Nunca entendí que un río o una montaña separasen, creí que hacían lo contrario, así que puedo entender menos que una raya, sea en río o en montaña, distingan a unos de otros. El condado de Treviño, por ejemplo, sería un chiste, si no fuera porque rayas semejantes dividen pueblos, separan culturas, enfrentan a gentes y hacen correr la sangre (pienso en África o en los pueblos amerindios). El valenciano sería un dialecto del catalán, como el andaluz lo es del castellano, si la derecha no mirase con recelo a una cultura tan potente como la catalana. La derecha todo lo convierte en instrumento del interés. Habrá que sacar a la calle al caballo cuatralbo de Alberti. Es posible que sólo entonces podamos vivir en paz, con independencia de cómo se diga paz en el idioma de cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ A galopar,
      a galopar,
      hasta enterrarlos en el mar !

      Cuánta razón tienes, Juan.

      Eliminar
  4. No hay complicidad por parte de la gente hay un desconocimiento profundo de la realidad de la que aprovechan los políticos de turno para hacer demagogia y proselitismo. Aquí tenemos el caso de El Bierzo y la zona occidental de Asturias hasta Navia donde siempre se ha hablado gallego y donde se ha usado el idioma como arama de lucha política.

    ResponderEliminar
  5. En Aragón, y bien que me pesa, hay poca sensibilidad social con estos asuntos. Algunos llaman "chapurriao" al catalán de La Franja y del Matarraña...

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que hay un desconocimiento enorme de nuestros derechos y por eso somos manipulados a merced de estos ineptos...más que ineptos diría manipuladores.Yo soy bilingüe y es verdad que fuera de nuestra idiosincrasia no nos sirve; pero son nuestras señas de identidad.

    Un abrazo.

    P.S:desconocía este blog esta muy interesante!.En el otro te hemos dejado la clase revuelta:(

    ResponderEliminar
  7. Todos amamos la lengua propia, ¿por qué no se admiten y se respetan las lenguas de los demás? ¿Por qué se politizan las lenguas? ¿A dónde conduce la uniformización lingüística? Me desespera todo lo que huele a centralismo...

    Tú y María - menudas piezas - habéis desdramatizado algo que no debería haberse salido de sus justos límites.... Gracias. Podéis seguir moviendo pupitres y tirandon tizas al profre y a Mosén Cenizas...

    Besosss

    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...